sábado, 10 de mayo de 2014

reflexiones sobre unschooling o desescolarización y paseo a clima caliente

Esta semana ha estado llena de viajes, interacción con gente distinta y muy cercana de la familia, tierra caliente, paseos en bicicleta y mucha agua. Cada día se vuelven mejores hermanos. Juegan juntos, se ríen, discuten y se reconcilian. 
hermandad
Encontramos información sobre una conferencia de home/unschooling en Arizona. Se ve muy interesante: http://www.freetobeconference.com/. Hay conferencistas y talleres sobre experiencias de unschooling para renovarse y recargar las baterías. Hemos descubierto un autor que es el pionero del unschooling como movimiento: Se llama John Holt. http://www.johnholtgws.com/. Y por supuesto, a mi me sigue inspirando Laura Mascaró, tal vez porque pasé con ella un par de días en Bogotá cuando vino de visita y porque cuando leo sus palabras le pongo una cara a lo que leo y es entonces más cercano; también es porque al conocerla vi que su experiencia no es solo lo que está en el libro, sino que es algo que ella y su hijo viven como una realidad palpable.
Entre más leo sobre este tema de la educación más veo que lo que nosotros estamos haciendo es más un unschooling que un homeschooling. Según cita Laura a Pam Sorooshian: "el unschooling consiste en dejar de lado las convenciones escolares, eliminar cosas como las asignaturas obligatorias, las tareas de lectoescritura y los exámenes y reemplazarlo por completo por la creación de un entorno rico y estimulante, con muchísimo apoyo de los padres a los niños que persiguen sus intereses y sus pasiones. Muchos padres crean entornos estimulantes y apoyan a los niños en sus intereses, esto no es exclusivo de los unschoolers. Lo que lo convierte en unschooling es que los unschoolers dejan de lado todo lo que tenga que ver con la escolaridad y confían en que sus hijos aprenderán lo que necesiten estando inmersos en ese entorno rico y estimulante con el apoyo de sus padres."

Cada vez me convenzo más de que hacer homeschooling, o unschooling o una mezcla de las dos, es un proceso tan particular a cada familia, que cobijar esos miles de procesos (tantos como familias, o más bien, tantos como niños haya involucrados en ese proceso puesto que cada niño es un mundo aparte y tiene su propio ritmo y manera de aprender) es un error. Hay que incluso desprenderse del nombre y estar despierto y abierto a lo que cada niño vaya pidiendo y necesitando y a lo que uno también requiera en el proceso, pues este no es un aprendizaje que se da en una sola dirección; Aprendemos tanto de nosotros mismos y de nuestro entorno como ellos lo hacen. Para mi, ellos son mi mejor maestro en el viaje interior y mis mejores excusas para el viaje exterior.

Para ilustrar lo que digo de la manera en que cada uno aprende, en nuestro caso, Noe me dijo hace unos días, que por favor no le enseñara nada, porque el podía aprender todo solo y que además el no olvidaba nada. Para demostrármelo, cogió un juego y me pidió que no le explicara cómo se jugaba. Empezó por ensayo y error a ver cómo era, hasta que después de un corto tiempo, había deducido de qué se trataba: "¿ves mamá? yo no necesito que me enseñen nada. Yo puedo aprender todo solo." Esto en contraposición a saber que necesita a alguien que le enseñe cosas más especializadas. Hace unos días me dijo que quería aprender a jugar golf y que necesitaba encontrar a un profesor. Me dijo que el sabía donde buscarlo y fue solo hasta el campo de práctica de golf, pidió bolas, tacos, profesor y clase.
Clase de golf buscada y lograda por el

caminata por el barrio en Anapoima

De paseo en bicicleta

Viendo las hormigas trabajadoras

tarde de arcoiris en Melgar

En el caso de Bhai, el tiene una frase muy bien armada que usa varias veces en el día con una dulzura que es imposible no parar de hacer lo que sea que uno esté haciendo para estar con el: "mamá, ¿puedes ayudarme por favor?" Eso dicho con su dulce voz y su carita y ya se imaginarán lo que siento. Le gusta que lo acompañen a sus descubrimientos y eso en el es un avance enorme, pues quiere cada vez más, incluir a los demás en sus experiencias. Dos maneras de aprender totalmente distintas. Ninguna mejor que la otra.
Con los dos veo plasmado lo que leo sobre el unschooling: Ellos en un ambiente rico y estimulante, aprenden lo que tengan que aprender solos o buscan los medios para que alguien les ayude a descubrir lo que les interesa. Desarrollar la confianza en uno es el único trabajo. Y si entra la duda, recuerdo las palabras de Laura que me escribió como dedicatoria en su libro "sin escuela": "Respira profundo y confía en tus hijos".

Dejo esta entrada con algunas anécdotas:
Noe esta mañana me llamó para mostrarme algo entre las flores: "mamá, mira. Estas son abejas melíponas. Son abejas que no tienen aguijón y por eso no pican." Yo no sabía esto. Revisé en internet y en efecto, la Apis Melipona es conocida como la abeja sin aguijón. Juanca luego me contó que son las abejas que en Colombia conocemos como angelita y que son endémicas de América. 
Bhai en el paseo en bicicleta vio el arco iris y me dijo: "el arco iris tiene muchos colores. Míralos porque ya van a desaparecer."
Durante el paseo Noe nos dijo: "regresemos ya a la casa porque yo tengo que cuidar a mis primas" (Emma y Simona). Y apenas se bajó de la bicicleta preguntó: "Vero, ¿Emma está bien?" 

En la piscina aprenden más de ellos mismos, unos de otros, que lo que aprenderían de un profesor de natación. Eso es impresionante. 





2 comentarios:

  1. Hola que bello lo que escribes, también tengo un Noé y también es educado en familia. Por ahora vivimos en Tenjo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Jann:
    Gracias por leer. La verdad es que escribo para mí, para darme un apoyo en el camino y para ver todo en perspectiva. Me alegra mucho que otros lean y les sirva de algo.
    Cómo encontraste el blog?
    Cuenta más de tu experiencia.
    Gracias!

    ResponderEliminar